mis vacaciones en Malaga

mis vacaciones en Malaga

Málaga es una ciudad portuaria en la Costa del Sol, en el sur de España, conocida por sus hoteles de muchos pisos y los centros turísticos que sobresalen de sus playas de arena amarilla. Sobre ese moderno perfil, en dos colinas, se alzan las dos enormes ciudadelas de la ciudad, la Alcazaba y las ruinas de Gibralfaro, remanentes del régimen morisco. La altísima catedral renacentista de la ciudad se apoda La Manquita porque una de sus torres curiosamente no se terminó de construir

Málaga es una ciudad portuaria en la Costa del Sol, en el sur de España, conocida por sus hoteles de muchos pisos y los centros turísticos que sobresalen de sus playas de arena amarilla. Sobre ese moderno perfil, en dos colinas, se alzan las dos enormes ciudadelas de la ciudad, la Alcazaba y las ruinas de Gibralfaro, remanentes del régimen morisco. La altísima catedral renacentista de la ciudad se apoda La Manquita porque una de sus torres curiosamente no se terminó de construir

Málaga es una ciudad portuaria en la Costa del Sol, en el sur de España, conocida por sus hoteles de muchos pisos y los centros turísticos que sobresalen de sus playas de arena amarilla. Sobre ese moderno perfil, en dos colinas, se alzan las dos enormes ciudadelas de la ciudad, la Alcazaba y las ruinas de Gibralfaro, remanentes del régimen morisco. La altísima catedral renacentista de la ciudad se apoda La Manquita porque una de sus torres curiosamente no se terminó de construir

Málaga es una ciudad portuaria en la Costa del Sol, en el sur de España, conocida por sus hoteles de muchos pisos y los centros turísticos que sobresalen de sus playas de arena amarilla. Sobre ese moderno perfil, en dos colinas, se alzan las dos enormes ciudadelas de la ciudad, la Alcazaba y las ruinas de Gibralfaro, remanentes del régimen morisco. La altísima catedral renacentista de la ciudad se apoda La Manquita porque una de sus torres curiosamente no se terminó de construir

Málaga es una ciudad portuaria en la Costa del Sol, en el sur de España, conocida por sus hoteles de muchos pisos y los centros turísticos que sobresalen de sus playas de arena amarilla. Sobre ese moderno perfil, en dos colinas, se alzan las dos enormes ciudadelas de la ciudad, la Alcazaba y las ruinas de Gibralfaro, remanentes del régimen morisco. La altísima catedral renacentista de la ciudad se apoda La Manquita porque una de sus torres curiosamente no se terminó de construir